Correctora de textos

La coma antes de la y

By mayo 26, 2021 2 Comments

En general: la coma antes de la y ningunea la función de esa y. Quédate con la copla. La y, primero que nada, es una conjunción que une.

¿Por qué?

La y tiene carácter copulativo. La y, desde un punto de vista gramatical (atendiendo a lo que hace dentro de la frase), tiene el cometido de unir.

La ‘y’ se pelea con las comas. Hay excepciones, pero no las tomes por reglas. Las comas van junto a la 'y' solo en contadas ocasiones. ¡No son adornos! Clic para tuitear

Que tiene carácter copulativo significa que ata, que junta una cosa con otra (ajuntar se decía antaño), que liga.

¿Solo hace eso?

No; pero ya llegaremos.

Construcciones con y que llegan así

En algún momento ha debido perderse el pegamento de esa flamante-recurrida-menospreciada y cuyos orígenes se remontan al Medievo.

*Le escribo la semana próxima, y le cuento todo lo que hemos hablado.

*No habló hasta que el humo llegó al techo, y le dijo lo siguiente: «Solo fumo cuando estoy muy cabreado».

*¿Sabes que las cosas están feas por Marruecos, y que no tienen visos de enmendarse?

*Marta apareció un poco antes de las seis, y anunció que no pensaba recurrir.

¿Qué razón le asiste a cada coma antes de la y en esas frases?

Ninguna.

Lo que dice la norma

No nos saltemos gasolineras.

Lo que dice la norma, antes de seguir con el asunto de la coma antes de la y, es lo siguiente:

En español, la y es la conjunción copulativa que une palabras o cláusulas en concepto afirmativo; que forma grupos de palabras.

Para empezar, esa es su función: unir. La y une. Tiene otras funciones; también llegaremos a ellas.

El signo que separa es la coma.

Hay excepciones a lo que dice la norma, cómo no habría de haberlas, pero es clave eso que destaco ahí: la y es un empalme. Si la coma separa elementos equivalentes, la y tiene la saludable virtud de dar categoría de conjunto a todos; de ponerlos en el mismo bote:

Le gustan el chocolate, el cacao, el coco, la Coca-Cola y otras cosas de comer que llevan la c en su ortografía.

Buscó en la mesa entre cuadernos, agendas, documentos, dosieres y los mil y un papeles que formaban aquella torre de Babel.

Esta noche asistiremos al concierto, a la recepción, al cóctel y a la cena de postín que detonó la idea del viaje.

En los tres casos, los elementos que forman la enumeración se separan con comas; por último, se inserta el enlace que da valor de unidad a todo. Fíjate y verás que todo forma parte del mismo lote.

Es como si la y fuera al rescate de lo que quedaba a la cola porque tenía que estar dentro.

Lo que también dice la norma

La norma también añade que, en español, la y «da énfasis o fuerza de expresión a lo que se dice a principio de período o cláusula (¿Y si acaso no me ama?) o denota la idea de repetición indefinida (horas y horas esperándola)». Puedes consultarlo aquí.

En tal caso y si eso es así, ¿qué justifica una coma en el siguiente ejemplo, si no hay nada de eso?, me dirás:

Llegaron los mozos en tropel: Juanico, que apenas se elevaba un palmo del suelo; Julián, el de los ojos espantados; Matilde, la que traía el huevo de gallina, y unas cuantas chicas de la clase de primero.

Aquí se emplea coma antes de la y porque el resto de elementos van separados por punto y coma (¿has visto qué necesario es cada punto y coma en ese párrafo?).

Y porque dentro de las frases separadas por punto y coma, hay comas que contribuyen a esclarecer la información.

¿A que no has tenido ninguna dificultad para entender lo que se dice?

Las excepciones a la norma para poner coma antes de la y

Has visto en el párrafo de los punto y coma que la y reúne un conjunto previo de elementos separados por ese signo; que, en tal caso, se pone coma antes de la y

Aquí van unos cuantos casos en que la y no se despeina por llevar una coma pegada al… Pero son excepciones.

Caso 1

Hay párrafos que contienen elementos complejos. En casos así, se necesitan distintivos sintácticos (pistas, balizas) para que el lector no tenga que vérselas en dificultades y pueda descifrar el mensaje sin problema.

Me gusta cómo escribe Bea, que sueña en alto; y Marta, que construye tramas ingeniosas; de Jaime, la delicadeza de los detalles, y de Álvaro, que pone los guiños a los gerundios, las ovejas y los prados.

Ahí tienes una construcción que, de no escribirse así, obligaría a hacer varias lecturas y a conjeturar.

Me gusta cómo escribe Bea que sueña en alto y Marta, que construye tramas ingeniosas de Jaime, la delicadeza de los detalles exquisitos y de Álvaro, que pone los guiños a los gerundios las ovejas y los prados verdes.

Mal puntuado, lo que provoca es un esguince mental.

Caso 2

«Cuando la y introduce un elemento que no pertenece a la enumeración anterior», tal como puedes leer aquí, se añade coma:

La diosa tenía una luz creciente, llena, nimbada, y una sonrisa capaz de enhebrar significados ocultos.

También se pone coma «cuando la y sirve de unión con el predicado anterior, no con el último elemento de la enumeración»:

Las enfermeras llevaban cofias, ropa azul y mascarillas quirúrgicas, y yo me entretenía en el vestíbulo mirando las puertas del ascensor para ver llegar al médico antes que nadie.

Cofias, ropa azul y mascarillas quirúrgicas van de la mano; lo que se aparta es «y yo me entretenía en el vestíbulo…».

Caso 3

Te acordarás: se pone coma antes de pero y no después (salvo que siga un inciso).

También, en ocasiones, la y hace función de pero. A veces, pertenece al inciso, como en esos casos en que antecede coma. Los incisos siempre se recogen (entre comas, paréntesis y rayas parentéticas).

Lo peor [esta coma abre el inciso], y lo mejor de todo, [esta coma lo cierra] era que había que llegar a pie hasta el recinto. 

Su respuesta [esta coma abre el inciso], y la única que me sirvió a mí, [esta coma lo cierra] fue que cambiarían la ubicación.

Lo que sí digo [esta coma abre el inciso], y esto es una queja, [esta coma lo cierra] es que no soportaré otra sesión como esta.

Otras, la y no pertenece al inciso y queda por fuera del mismo:

La profesora se salió del claustro y, puesto que no regresó, se verían obligados a repetir la votación al día siguiente.

Me desmarco del asunto y, en este sentido, presentaré mi dimisión.

Damos una vuelta y, cuando empieza a anochecer, nos volvemos tan felices.

Echo un ojo a los vuelos y, sin acabar de decidirme, se me pasa la hora.

Un caso concreto tomado de una obra literaria con coma antes de y

Imagen tomada de laletra.org.

No citaré de qué obra se trata porque estaría feo. Diré que la obra en cuestión se vendió como rosquillas, que se publicó en varios idiomas y que lleva ya montones de ediciones.

Sirva el ejemplo:

Se acercó a la nevera sin decir nada, como si no se diera cuenta de que allí no había nadie más que yo, y de que a mí sí que me hablaba, y echando una ojeada apresurada a su izquierda, y luego a su derecha, abrió la puerta, sacó una cerveza fría, y la abrió colocando el gollete contra el filo de la encimera para golpear luego la chapa con el puño.

Bien es verdad, que en párrafos largos, a uno puede darle por poner más comas de la cuenta por aquello de la respiración (¡cuánto daño ha hecho la matraca de la respiración!).

Pero este mismo párrafo, si analizo su estructura sintáctica (justo lo que debe hacerse para saber qué signos corresponden), lo puntúo así:

Se acercó a la nevera sin decir nada, como si no se diera cuenta de que allí no había nadie más que yo y de que a mí sí que me hablaba y, [esta coma abre un inciso] echando una ojeada apresurada a su izquierda y luego a su derecha, [esta coma cierra el inciso] abrió la puerta, sacó una cerveza fría y la abrió colocando el gollete contra el filo de la encimera para golpear luego la chapa con el puño.

Otra posibilidad de puntuar ese texto

Habría sido también muy correcto, colocar un punto y coma después de ‘hablaba’, de haberse querido acortar el párrafo:

[…] como si no se diera cuenta de que allí no había nadie más que yo y de que a mí sí que me hablaba; y, [esta coma abre un inciso] echando una ojeada apresurada a su izquierda y luego a su derecha, [esta coma cierra el inciso] abrió la puerta, sacó una cerveza fría y la abrió colocando el gollete…

Propina 1

Otros usos de la y: se emplea para dar énfasis, como sería este caso…

¿Y si los ha convocado con carácter de urgencia y luego no se presenta?

Y le dijo y se lo repitió y aun así.

También para denotar una idea de repetición indefinida, como sería este otro caso:

Es la única llave y es la única copia que resiste y la única que no está en poder del enemigo.

El ejemplo tenía valor pragmático y temático y retórico. ¿Qué más quería?

¡¡Y van sin comas!!

Propina 2

A veces, para evitar desagradables efectos cacofónicos, la y debe pasar a ser e:

Jorge e Iria serán los protagonistas de la función de teatro.

Había flores a diestro y siniestro e hileras de hormigas. 

No siempre es así, aunque se trata de casos en que la y no es tónica (esto es, lleva acento prosódico, pero no gráfico), como pasa en esta interrogativa:

¿Y Isabel vendrá?

O cuando tiene valor de semiconsonante (que depende de cierta posición de las cuerdas vocales al pronunciarse):

Diptongo y hiato.

Leones y hienas.

¿Te queda claro todo este asunto de la que no necesita auxilios de comas como no sea en casos excepcionales?

Espero que sí. ¿Te animas a contármelo en los comentarios?

Me suscribo a la lista Escritura y corrección de textos

* campos requeridos
Consentimiento *

 

2 Comments

  • Andrés dice:

    Marian, tus artículos son oro en paño. Aunque acabo de suscribirme, sigo tus artículos con interés desde hace tiempo y los difundo entre colegas y amigos. Lo que me motivó este comentario, sin embargo, es una pequeña crítica: ¿por qué ese «mismo» en función anafórica?, ¿no había una solución más amable? En cualquier caso, que esto no empañe mi profundo agradecimiento.

    • Marian Ruiz dice:

      Hola, Andrés:

      Ciertas repeticiones anafóricas tienen la virtud de contribuir a fijar la idea. Digamos que me guía una intención pedagógica que aderezo con pinceladas de ironía. Solo espero que mis suscriptores sepan verlo así y que nadie se me ofenda por parecer antipática (¡que no lo soy!) y pesada. 😬

      Gracias por tus palabras elogiosas, por dejarme tu comentario (que habla de tu perspicacia e interés) y por suscribirte al blog. 😉

      ¡Saludos literarios!

Leave a Reply

Responsable: María Ángeles Ruiz Garrido. / Finalidad: Publicar tu comentario. / Legitimación: Consentimiento del interesado. / Destinatarios: No se cederán datos a terceros, salvo obligación legal. /Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos. Puedes consultar la información detallada sobre la Política de privacidad aquí.

Haz magia.

Haz lo adecuado, lo ajustado al contexto.
Pon criterio, corrección y soltura:
serás un alquimista.

 

Tus palabras hablan de ti más de lo que imaginas;
haz que trabajen a tu favor.

Transmite claridad de ideas, solvencia, confianza…
¡Haz que tu negocio crezca gracias a ellas!

Tus palabras: tu carta de presentación.