Recursos de escritura

Cuándo utilizar los adverbios terminados en -mente

By agosto 22, 2018 No Comments

¿Cuándo utilizar los adverbios terminados en –mente?, me preguntaba una persona hace poco; y más aún: me preguntaba si se debían utilizar. «Antes se utilizaban. ¿Qué nos han hecho ahora? Todo el mundo parece estar en contra». Respondí que no se trataba de lo que ellos pudieran habernos hecho como lo que les hemos hecho nosotros a ellos.

Cuándo utilizar los adverbios terminados en mente

Mira cómo quedó de tanto adverbio terminado en –mente.

Ni más ni menos que abusar de su uso.

Qué hace un adverbio

Un adverbio es como el punto de sal en una comida. Preguntar cuándo utilizar los adverbios terminados en –mente es como preguntar cuándo utilizar la sal o las especias.

Dices…

Esta comida está rica

… y aportas una información clara y suficiente.

Ahora prueba a decir:

Esta comida está muy rica

Es como el puntito de sal o de pimienta. Ese muy adereza la comida que da gusto.

Prueba ahora a sustituir el muy por un adverbio terminado en mente:

Esta comida está especialmente rica

Ya, si lo acompañas con guiño de ojos o asintiendo con la cabeza, el repunte de sal…, digo, el impacto de tu expresión tiene un alcance espectacular. A quien te lee, se le hace la boca agua.

Es un ejemplo de cuándo utilizar los adverbios terminados en –mente.

Lo que pasa cuando abusas

Igual que cuando te pasas con la sal: no hay quien se coma lo rico porque lo rico… ha desaparecido. Y a fuerza de insistir te inmunizas ante sabores aberrados y acabas no reconociendo el sabor original. Vas necesitando enfatizar más y más, pero por el camino equivocado.

En lugar de perseguir el verbo adecuado —recuerda que los adverbios modifican el verbo—, te dedicas a poner guirnaldas en un texto que no las necesita. No te digo el efecto que causa en quien te lee: se le añusgan las tragaderas.

Cuándo utilizar los adverbios terminados en mente

Uno está a punto de desmayo y los demás acusarán síntomas de un momento a otro.

Gabriel García Márquez dice en Vivir para contarla:

“La práctica terminó por convencerme de que los adverbios de modo terminados en mente son un vicio empobrecedor. Así que empecé a castigarlos donde me salían al paso, y cada vez me convencía más de que aquella obsesión me obligaba a encontrar formas más ricas y expresivas”.

También se pronuncia en tono amenazante Stephen King, quien tiene la guerra declarada a los adverbios:

“Creo que el camino al infierno está pavimentado con adverbios”.

Aunque no se refiere de forma explícita a los que terminan en mente. Pero no vayas a enfadarte con los autores ni a hacerles vudú. A lo que apelan ambos es, simple y llanamente, a la concisión.

Porque cuando cuando abusas de los adverbios terminados en -mente, la lectura se vuelve irritante; además de que no aportas valor a tu texto. Clic para tuitear

Tienes sal, sí, pero no echas de más ni a cualquier plato; no es que puedes echarla y la echas porque tienes varios paquetes almacenados. Solo pones la necesaria y cuando es necesaria.

El abuso es un error típico de cocineros noveles…, digo, de escritores novatos.

Los adverbios terminados en –mente tienen una cadencia pegadiza

Como la canción del verano, que se mete sin permiso, la tarareas hasta la náusea y terminas aborreciéndola para toda la vida.

Antes de acabar a golpes, puedes tomar algunas medidas:

Cuándo utilizar los adverbios terminados en mente

No aburras al personal: es un delito que se paga caro.

  • Úsalos con cautela.
  • Entrena el oído.
  • Busca que sean imprescindibles; cuestiónate si añaden algo fundamental.
  • Prioriza la metáfora, adjetivo o sintagma (grupo de palabras) cuya fuerza se basta y se sobra:

Esta comida está como las de mi madre

Esta comida es de restaurante de lujo

Esta comida es de un tres estrellas Michelín 

 

Difícilmente se le hace una mirada extrañada —o desacostumbrada— a lo conocido. Prueba a tomar distancia con tu escrito y a utilizar otras fórmulas:

La tarde se ha cerrado y el aire huele intensamente a lavanda y a romero

La tarde se ha cerrado y el aire se impregna de perfumes: sonata de lavanda y romero

En fin, a gusto del consumidor. Y, claro, del contexto.

Cuándo utilizar los adverbios terminados en mente

  • Cuando aportan información:

«Algún día en cualquier parte, en cualquier lugar, indefectiblemente, te encontrarás a ti mismo, y esa, solo esa, puede ser la más feliz o la más amarga de tus horas». Pablo Neruda.

  • Si al sujeto le sigue inmediatamente un inciso:

Revisa, corrige, pásalo por una mirada ajena cualificada. Haz lo que tengas que hacer para que tu texto, finalmente, diga lo que quiere decir.

  • Para hacer valor de ellos. En el párrafo que sigue, uno de estos proscritos juega un inesperado papel protagonista. Y causa un gran efecto:

«Muy probablemente le disguste la diferencia entre el mundo ficticio de las novelas y las miserias cotidianas, entre el aburrimiento y la lentitud de su profesión en la vida real. Probablemente esté desilusionado, y en el fondo alberga un espíritu aventurero. Por lo demás, se parece a Robert de Niro y, para agregar otro ‘probablemente’ a la lista, probablemente lo sabe y no hace nada por esconderlo».

Cuándo utilizar los adverbios terminados en mente

Él no las tiene todas consigo, así que de un momento a otro puede desaparecer.

En fin, puedes pasar olímpicamente de todo lo que te digo; decir 'mismamente', 'mayormente' o 'divinamente' y contabilizar las defunciones de tus socorridos lectores por culpa del mal uso de los adverbios terminados en -mente. Clic para tuitear

Y de ahí, sacar tus propias conclusiones.

Propina 1

El escritor que no sabe cuándo utilizar los adverbios terminados en –mente —y cuya demasía lo delata— evidencia un temor: el de no saber expresarse con claridad y concisión, el de no tener recursos.

Propina 2

Otra perla que abomina de los excelentemente:

“Los adverbios (terminados en -mente) son como el diente de león. Uno en el césped tiene gracia, queda bonito, pero, como no lo arranques, al día siguiente encontrarás cinco, al otro cincuenta… y a partir de ahí, amigos míos, tendréis el césped «completamente», «avasalladoramente» cubierto de diente de león. Entonces los veréis como lo que son: malas hierbas, pero entonces, ¡ay!, entonces será demasiado tarde”. Stephen King, en Mientras escribo.

 

Nota: Por alguna razón que desconozco, Yoast Seo no me reconoce como válida la escritura propia del sufijo: -mente, con guion adjunto y en cursiva.

Leave a Reply

Responsable: María Ángeles Ruiz Garrido. / Finalidad: Publicar tu comentario. / Legitimación: Consentimiento del interesado. / Destinatarios: No se cederán datos a terceros, salvo obligación legal. /Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos. Puedes consultar la información detallada sobre la Política de privacidad aquí.

Haz magia.

Haz lo adecuado, lo ajustado al contexto.
Pon criterio, corrección y soltura:
serás un alquimista.

 

Tus palabras hablan de ti más de lo que imaginas;
haz que trabajen a tu favor.

Transmite claridad de ideas, solvencia, confianza…
¡Haz que tu negocio crezca gracias a ellas!

Tus palabras: tu carta de presentación.