Recursos de escritura

Subjuntivo: el tiempo de la Navidad

By diciembre 25, 2019 No Comments

Seguro que alguna vez lo has pensado: el subjuntivo es el tiempo de la Navidad. Y vengo a darte razones que ojalá te cuadren.

Ojalá veas.

Ojalá constates.

«Vaya, Marian, podías haber empezado diciendo que el subjuntivo es el tiempo del ojalá».

Subjuntivo: un tiempo de Navidad

Bodegón navideño: junto a los arbolitos, las velas del ‘ojalá’, que es como decir las velas del subjuntivo.

De un modo u otro: hoy es Navidad y estamos a soñar, a desear, planificar.

Es presente y es futuro

Te cuadre, veas, constates son formas conjugadas en un presente casi inmediato.

Cuando digo que es el tiempo de la Navidad y del ojalá, aún tendría que añadir otra filiación: es el tiempo de los deseos conjurados aquí y ahora…

Ojalá te toque la lotería.

Deseo que tengas un año increíble, aunque también que no esperes todo de él y pongas algo de tu parte.

Espero que se cumplan todos tus proyectos.

… y es futuro:

Que te vaya bien.

También ellas esperan que te pongas buena pronto.

Sé que si con algo sueñas, es con que las musas hagan su parte, que ya les vale.

Quiero que nos veamos en enero, ya que diciembre no se dejó.

El subjuntivo es un tiempo relativo, sea o no Navidad

Resulta que hay tiempos absolutos y tiempos relativos. Y no hablamos de filosofía ni de física, sino de tiempos gramaticales.

Pero deja que traiga a Einstein por un momento. El genial Nobel de Física fue el primero al que se le ocurrió decir tiempo relativo. Y lo dijo porque ¿cómo medir lo que no está presente?, ¿cómo ajustar los márgenes a lo que está por venir, al espacio remoto? Difícil.

Subjuntivo: tiempo de Navidad

Difícil medir ese porvenir al que se dirige, tan confiada, por las vías del subjuntivo.

En cambio, el tiempo absoluto no necesita mayores explicaciones, de manera que el relativo se expresa con relación a él. Ese referente al que alude es el tiempo presente. El subjuntivo es, por tanto, un tiempo proyectado, una flecha lanzada hacia el futuro, una carta que no ha llegado todavía. 

Es también el tiempo de las dudas

Subjuntivo es el tiempo que sigue al quizá-quizás, al puede que. Tiempo de conjeturas que no ofrece testigos todavía. Me resultan fascinantes las predicciones que hacemos a partir de experiencias e indicios.

Quizá nieve, aunque es improbable que baje hasta la calle.

Es fácil que diga de llover, que esas nubes no anuncian otra cosa.

Tal vez viaje a verte; alguna vez debería ser posible, ¿no?

No sé… Puede que vaya, pero no estoy segura.

Ay, si estuviera segura de que me dirías que sí…

Subjuntivo: el tiempo de la Navidad y el de las probabilidades

Cada vez que empiezas con un es probable o es posible, pones un que a continuación. También ese puede que se cuela aquí y lo que le sigue es un verbo en subjuntivo:

Es probable que nos veamos en 2020.

Es posible que reciclemos mucho más de lo que lo hacemos ahora.

Puede que nos juntemos cada poco para grabarnos vídeos o hacer podcasts.

Lo previsible es que se rompa si no te lo tomas en serio.

Si lo cuidas, es fácil que este año venga lleno de oportunidades increíbles.

Es el tiempo de ciertas órdenes

Estas que siguen no son órdenes formuladas de manera directa —no son un ¡ven aquí! o un ¡hagamos esto!—, pero conllevan implícito un mandato de cumplimiento:

Como no hagamos eso que dijimos, nuestra palabra será agua mojada.

Dicen los colegas que como no seas puntual, más vale que no vengas.

Que lo hagas; si te das prisa, lo tendrás para la fecha prevista.

Que vuelvas aquí cuando lo hayas resuelto y, sobre todo, cuando hayas hecho lo que prometías.

También son órdenes en forma directa en este tipo de frases:

Dígale usted que se presente a la de tres o que se vuelva.

Es mejor que se lo exprese, que es tiempo de Navidad y de buen rollo.

Subjuntivos: tiempos de Navidad mal utilizados

En corto: el indicativo habla de realidades y el subjuntivo de irrealidades. Y real es lo que podemos consensuar o constatar, y lo irreal, el mundo de lo hipotético e incierto. Los verbos de lo real, los del indicativo, aseguran. Los verbos de lo irreal suponen, vaticinan, elucubran.

Tiempo de subjuntivo, tiempo de Navidad

Si todo saliera como deseamos, tú y yo podríamos… ¿Verdad?

El subjuntivo es el tiempo de las probabilidades, las conjeturas, las hipótesis. Se presta a decir que es el tiempo del 'ojalá', de la Navidad y los deseos. Clic para tuitear

No digas, entonces:

*Quizá viene a esperarte a la estación.

*Ojalá te dice algo pronto y podéis celebrarla juntos.

Y di, en cambio:

Quizá venga a esperarte a la estación.

Ojalá te diga algo pronto y podáis celebrarla juntos.

Y este tipo de formas que se ven —tristemente— en prensa y que están tan mal apañadas. Según determina el Manual del español urgente, las formas fuera, pidieran y dijera de los ejemplos siguientes no equivalen a fue, pidieron y dijo:

*El que fuera presidente de la comunidad obtuvo una mención de honor por su desempeño.

*Los países que pidieran rescate al Banco Central Europeo no han visto resuelta su viabilidad ni siquiera este año.

*La ministra que dijera aquellas palabras tan soeces ha recibido multitud de críticas.

Lo suyo es:

El que fue presidente de la comunidad obtuvo una mención de honor por su desempeño.

Los países que pidieron rescate al Banco Central Europeo no han visto resuelta su viabilidad ni siquiera este año.

La ministra que dijo aquellas palabras tan soeces ha recibido multitud de críticas.

Subjuntivos menos utilizados, dentro y fuera de la Navidad

A veces la conjetura está referida a un tiempo pasado. Hablamos del Pretérito Imperfecto de Subjuntivo, que es como decir: tiempo pasado referido a una acción que quedó sin cerrar.

Subjuntivo es el tiempo de la Navidad

Si Papá Noel no llega a tiempo, puede que el subjuntivo tenga algo que ver.

Puede que Papá Noel no llegara el día previsto y se retrasara.

Es más frecuente que digamos:

Igual Papá Noel no llegó el día previsto y se retrasó.

Y está bien, pero es más coloquial. No hace daño aprender registros más formales, sobre todo ahora que estrenamos un año tan elegante. ¡Eh! No habrá otro 2020…

Esta medida que sigue no está bien si hablamos de algo que ya pasó:

*Una solución sería enviar las cartas a principios de mes.

Porque sería contiene una posibilidad futura y puesto que el principio del mes ya no existe…, poco futuro encontraremos ahí.

Una solución hubiera (o habría 1) sido enviar las cartas a principios de mes.

El subjuntivo, un tiempo fuera de la Navidad… y del resto del año

Son subjuntivos de cuya elegancia nadie duda (y qué bueno es ser elegante en ocasiones), aunque ya nadie diga amare ni hubiere deseado. Lo dijimos, pero a partir del siglo XVIII la costumbre fue yendo a menos. Hoy día, apenas nos queda alguna huella en el refranero:

Adonde fueres, haz lo que vieres.

Se trata de una acción que podrá o no llevarse a cabo en un futuro y que remite a otro futuro posterior. En el habla común, en cambio, diríamos:

Adonde vayas, haz lo que veas.

Perdura en documentos legislativos o administrativos que no renuncian a la cosa solemne:

Las leyes no tendrán efecto retroactivo si no dispusieren lo contrario.

Si el documento se presentare…

El que matare al rey…

Adaptado al lenguaje actual:

Las leyes no tendrán efecto retroactivo si no se dispone lo contrario.

Si el documento se presenta…

El que mate al rey…

¡Ojo!, que, si te fijas, no expresan lo mismo. Estos segundos casos han perdido el matiz de futuro y de improbabilidad que contiene dispusieren, se presentare o matare. Nada que ver.

Aparte estamos quienes, aun cuando nos tachen de redichos y pedantes, cedemos a su embrujo. Solo a veces, como hoy, que estamos en Navidad:

Sea como fuere y vinieras de donde vinieres, será un placer leerte en los comentarios (si fuere que sobreviviste a la Nochebuena…). 😉


1 Habría no es subjuntivo, sino un modo condicional de indicativo.


 
 

Me suscribo a la lista Escritura y corrección de textos

* campos requeridos
Consentimiento *

 

Leave a Reply

Responsable: María Ángeles Ruiz Garrido. / Finalidad: Publicar tu comentario. / Legitimación: Consentimiento del interesado. / Destinatarios: No se cederán datos a terceros, salvo obligación legal. /Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos. Puedes consultar la información detallada sobre la Política de privacidad aquí.

Haz magia.

Haz lo adecuado, lo ajustado al contexto.
Pon criterio, corrección y soltura:
serás un alquimista.

 

Tus palabras hablan de ti más de lo que imaginas;
haz que trabajen a tu favor.

Transmite claridad de ideas, solvencia, confianza…
¡Haz que tu negocio crezca gracias a ellas!

Tus palabras: tu carta de presentación.