Recursos de escritura

Ideas para empezar a escribir y que tenga fundamento (I)

By febrero 27, 2019 No Comments

Para empezar a escribir y que tenga fundamento lo que vas a decir, tienes que partir de algo. ¿Qué es ese algo? Un pensamiento, una idea, postura u opinión. Cierto que no siempre hay una representación claramente formulada en la cabeza. A menudo es un batiburrillo desorganizado que solo señala acuerdo o desacuerdo respecto de un tema; una intuición vaga.

Escribir con fundamento implica decir algo conforme a una serie de ideas organizadas y a un contexto adecuado. Y mejor, con párrafos cortos, precisos y sin divagaciones. Clic para tuitear

Hay que empezar por ahí. Primero te debe quedar claro a ti; desesperarte, si acaso, hasta conseguir que tu argumento sea tan transparente como agua en estado líquido.

5 ideas empezar escribir fundamento (I)

Hay una encendida en tu cabeza. Falta iluminar el resto.

Pongamos que quiero hablar de si es bueno o no tener hijos; pongamos que me interesa averiguar qué se mueve ahí. Y no solo qué se mueve, sino qué postura tengo yo al respecto. Podría acabar rápido diciendo que allá cada cual con tenerlos o no, pero no quiero acabar rápido; quiero tomarlo como tema y ofrecértelo como ejemplo.

1.     Cosecha de ideas

Cosecha, acopio, recolecta… Tomar nota de lo que se me ocurre respecto del tema, ya que pretendo empezar a escribir y exponer algo con fundamento. Como será un artículo breve, no me llevará mucho componerlo. Otra cosa sería recabar ideas para una novela, una tesis doctoral o un artículo científico.

5 ideas empezar escribir fundamento (I)

Las puertas y las ventanas de la casa de las ideas.

Una vez definido el asunto, tener o no tener hijos en este caso, voy a describir las ideas que se me ocurren. De momento no me preocupo por que tengan orden; solo anoto lo que me surge.

Como este artículo se titula 5 ideas para empezar a escribir y que tenga fundamento, haré también un listado de cinco para el texto de muestra:

Tema y posible título: TENER O NO TENER HIJOS 

Querer tenerlos o no.

Ser padre o madre sin tenerlos.

Tener hijos frente al hecho de ejercer como padres.

Tenerlos sin haber decidido engendrarlos de manera consciente.

Tomar el hecho de tenerlos (o no) como criterio de medida del nivel de egoísmo.

2.     Relacionar las ideas de la lista

Las ideas anotadas tienen un valor jerárquico que no es el del triángulo que me ha salido ahí arriba. Esto quiere decir: hay una idea motora y otras que van descolgándose de ella. Tengo que ver si el hilo que las unirá para que tengan sentido adopta esa forma tan estupenda u otra completamente distinta.

5 ideas empezar escribir fundamento (I)

Cada idea es de su padre y de su madre. A ver si nos vamos entendiendo…

De esas 5 ideas para empezar a escribir y que tenga fundamento el texto que servirá de ejemplo, hay una que brilla y pide paso: es la que centra el tema.

Idea primera:

  • De manera lógica y por encima del resto,  sobresale querer o no querer (tener hijos).

Ahora me debato entre dos:

Tener hijos frente al hecho de ejercer como padres.

Tenerlos sin haber decidido engendrarlos de manera consciente.

Tengo que pensar: una vez que se tienen, se hayan querido o no, me pregunto si siempre son producto de una decisión. Y me digo que no. Pueden ser producto de aventuras no consentidas, de decisiones poco y mal meditadas o… del azar, que cuando dice de entrometerse en cuestiones así es muy pillín.

Idea segunda:

En esto habrá consenso: hay personas que tienen hijos por cuestiones que nada tienen que ver con haberse parado a pensar. De manera que la segunda idea que adelanta por la izquierda es:

  • Tenerlos sin haber decidido engendrarlos de manera consciente.

Además, primero se engendran y luego se ejerce (o no) como padres.

Idea tercera:

La tercera idea cuelga de la anterior como cuelga un escalador del que le precede en una cordada. Es, por tanto…

  • Tener hijos frente al hecho de ejercer como padres.

Porque hay un trecho. Puedes tenerlos y… no tenerlos. Será uno de los meollos de mi tesis.

Entre las dos que me quedan tengo que volver a escoger siguiendo una lógica interna. Vuelvo a pensar. Esta vez me parece más sencillo.

Idea cuarta:

Me digo: quien engendra hijos como quien engendra ocurrencias, también es capaz de otorgarle al hecho de tenerlos una solemnidad ridícula. Es frecuente que, quizá llevado de cierta amargura, juzgue a quien no los tiene; y que le sirva como argumento para calibrar la catadura moral de quien decidió voluntariamente no tenerlos. No sería la primera vez que alguien así me acusa de egoísta por esto mismo.

  • Tomar el hecho de tenerlos como criterio de medida del nivel de egoísmo.

Como si los hijos que se tienen porque hay que tenerlos lo redimieran a uno de algo. Si cabe alguna redención a través de los hijos, es si se hace de ellos personas autónomas y con vuelo propio. Es decir, tenerlos sin volverlos propiedad de uno. Y no sigo, que entonces estaré invirtiendo aquí lo que será material del artículo.

5 ideas empezar escribir fundamento (I)

La idea principal va abriendo camino, como en una cordada.

Idea quinta:

La quinta idea para empezar a escribir y que esto tenga fundamento no puede ser otra que rematar con la que queda.

  • Ser padre o madre sin tenerlos.

Planificación del texto

Tras esas 5 ideas para empezar a escribir y que tenga fundamento lo que se expresa, el siguiente paso es definir su finalidad.

Las preguntas que debo hacerme en este punto son:

  • ¿Qué quiero defender?
  • ¿Quiero convencer de algo a alguien?
  • ¿Trato, simplemente, de expresar lo que pienso?
5 ideas empezar escribir fundamento (I)

El texto puede venirse abajo y no terminar de expresar lo que movió a escribirlo si no se aclaran ciertas cuestiones previas.

Mi respuesta es que voy a desarrollar este tema en dos sentidos:

  1. Quiero expresar una opinión al respecto.
  2. Pretendo ofrecerlo como ejemplo de este artículo que lees ahora y que lleva por título 5 ideas para empezar a escribir con fundamento.

Otro aspecto que debo tomar en cuenta es el enfoque: desde dónde voy a abordarlo. Implica responder a estas otras cuestiones:

  • ¿Voy a escribirlo en primera persona?
  • ¿Me interesa más adoptar un tono impersonal?

Como no es una receta o un listado de instrucciones para montar un armario, emplearé el tono subjetivo. Porque, además:

  • Me dirijo a ti.
  • Busco que empatices con mi planteamiento.
  • Estoy dispuesta a entablar un debate contigo si opinas lo contrario. Por favor, no dejes de hacerlo en los comentarios.

Un aspecto más que tener en cuenta: la modalidad, el tipo de texto. No es igual escribir eslóganes para una campaña, textos publicitarios o, como es el caso, organizar una serie de argumentos.

Y, además, como se trata de un texto argumentativo aunque no profesional —del que me ocupé en este otro artículo—, el tono, el lenguaje y, en definitiva, el estilo que adopte será informal.

Me falta decidir la extensión: será breve, alrededor de las 500 palabras, poco más de una página de Word.

5 ideas empezar escribir fundamento (I)

Me quedo dando forma a ese texto acerca de tener o no tener hijos. La próxima semana vuelvo con el resultado.

NOTA:

Si te interesa seguir profundizando en estas 5 ideas para empezar a escribir algo y que tenga fundamento, ojo al dato: en una semana, la solución.

Más fácil: ¡suscríbete al blog! y así no se te escapa. Y tampoco se te escaparán otros artículos como este de carácter eminentemente práctico.

Leave a Reply

Haz magia.

Haz lo adecuado, lo ajustado al contexto.
Pon criterio, corrección y soltura:
serás un alquimista.

 

Tus palabras hablan de ti más de lo que imaginas;
haz que trabajen a tu favor.

Transmite claridad de ideas, solvencia, confianza…
¡Haz que tu negocio crezca gracias a ellas!

Tus palabras: tu carta de presentación.